Preparando las condiciones para la REDD en Centro América


17 July 2012

Presentación

El cambio climático es la consecuencia de la acumulación de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera. Las emisiones de estos gases se están dando intensamente y en cantidades mayores desde hace aproximadamente 150 años.

Actualmente, se puede comprobar que el cambio climático afecta a muchas regiones del mundo y se prevé que sus efectos se intensificarán en un future cercano.

Los estudios realizados hasta el momento demuestran que los impactos del cambio climático serán catastróficos si la tendencia actual de emisiones continúa. Por lo que los países de la región centroamericana han acordado como meta global no sobrepasar una concentración de GEI equivalente a 350 ppm de CO2 y un aumento de temperatura no mayor a 1.5 o C.

Se conoce que una de las fuentes principales de emisión de GEI en Centroamérica es la deforestación que contribuye, hasta en un 75%, a la emission de GEI actual. Los estudios señalan que, durante el período 2000-2010, la mayoría de los países de la región ha perdido grandes áreas de bosques, con una tasa anual de deforestación de 0.48 a 2.31%. Se estima que la deforestación, en 2030, podría ser de aproximadamente 109,000 hectáreas, resultando en emisiones equivalentes a 77,600 millones de toneladas métricas de CO2.

La Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación (REDD) fue introducida como un tema clave en las negociaciones de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) durante la Conferencia de las Partes (COP-11) celebrada en Montreal, Canadá en 2005. El amplio apoyo que ha recibido la REDD, en las discusiones internacionales, ha dado paso a la creación de fondos e iniciativas tendientes a promover un
proceso de “preparación para la REDD”.

La REDD ofrece un potencial estratégico para avanzar hacia una agenda regional que aborde el tema de la deforestación y de la degradación forestal y su vinculación con las condiciones de gobernanza territorial. También, la REDD ofrece la oportunidad de vincular el tema de deforestación y degradación con la equidad y la justicia social, los derechos de propiedad, de uso, de acceso, de manejo y de exclusión de las comunidades forestales y pueblos indígenas.

Los territorios indígenas y las tierras comunitarias en Centroamérica, contienen más de 10 millones de hectáreas de bosques donde se podría implementar las estrategias de deforestación evitada y manejo sostenible de bosques, contribuyendo así al aumento de las reservas de carbono en la región. Por lo que la región tiene la oportunidad de desempeñar un rol líder a nivel internacional en el diseño y operación de un esquema de REDD+ incluyente, que integre estratégicamente el rol de los pueblos indígenas y comunidades
forestales.

Por todas estas razones, diversos actores de la región han mostrado un claro interés y los países han iniciado sus procesos de preparación para implementar acciones de REDD. Prácticamente sin excepción, el enfoque adoptado en la región incluye el “+” (plus) de REDD, lo cual implica enfatizar el rol de la conservación forestal, del manejo forestal sostenible y la necesidad de ampliar las reservas forestales de carbono.

Uno de estos esfuerzos de avanzar la agenda de REDD+ en la región es el Proyecto Agroforestal Sostenible Comunitario en Centroamérica (PASCA-REDD Comunitaria) coordinado por la organización no-gubernamental noruega, el Fondo de Desarrollo (FDN). El proyecto es financiado por la Iniciativa de Clima y Bosque del Gobierno de Noruega. Este proyecto, que está siendo implementado en 4 países centroamericanos, busca establecer sistemas agrícolas sostenibles que contribuyen a reducir la presión del bosque así como fortalecer la participación de comunitarios y pueblos indígenas en los procesos REDD y la gobernanza local.

Cuatro organizaciones que apoyan el desarrollo de comunidades rurales en Centroamérica: ASOCUCH con sede en Huehuetenango, Guatemala; Aldea Global con sede en Siguatepeque, Honduras; FADCANIC con sede en Bluefields, Nicaragua; y el INISEFOR, UNA con sede en Heredia, Costa Rica, han juntado sus esfuerzos con el Fondo de Desarrollo Noruego, para desarrollar una propuesta de trabajo del proyecto en la región.

Cada organización ha seleccionado un territorio en su país o una micro-cuenca. Se ha trabajado con los comunitarios que, en gran parte, son productores agropecuarios de pequeñas o medianas fincas. Al seleccionar una micro-cuenca, se ha abierto la oportunidad de manejar los territorios de forma diferenciada (cuencas alta, media y baja) según la necesidad de la población y del ambiente.

Antes de iniciar el proyecto, se realizó, en cada país, un estudio de línea base, para documentar el estado actual de las comunidades participantes en el proyecto. Los resultados de los estudios fueron los insumos y la base fundamental para la formulación y gestión de propuestas relacionadas con el tema ambiental, para la sostenibilidad de los ecosistemas y mejoramiento de la calidad de vida de sus pobladores, a nivel de las comunidades y de las microcuencas.

De manera general, el proyecto está buscando establecer sistemas agrícolas sostenibles que contribuyan a la reducción de la presión sobre el bosque, a fomentar la gobernabilidad y la participación de los pueblos indígenas y comunitarios en los procesos de toma de decisión, a nivel local y nacional, así como la reducción de la pobreza.

Este libro intenta ordenar la información generada por los actores y organizaciones socias del proyecto regional, durante la primera fase del proyecto y resume el punto de partida del proyecto, los hallazgos de los estudios de línea base en cada territorio, y organiza la información según las líneas de acciones que han trazado las organizaciones, basándose en las necesidades propias y reales de las comunidades en los territorios.

Esperamos que este libro sirva como punto de referencia para entender los retos y las complejidades de la implementación de una iniciativa regional de REDD+ en los territorios y también pueda ser usado como una herramienta para analizar los avances e impactos del proyecto en el futuro.

Este libro se publicó con el apoyo financiero de Fondo de Desarrollo de Noruega (FDN) y NORAD a través del proyecto regional Programa Agroforestal Comunitario Sostenible en Centroamérica -PASCA-REDD Comunitaria.” implementado por FADCANIC en Nicaragua, ASOCUCH en Guatemala, Proyecto Aldea Global en Honduras e INISEFOR, UNA en Costa Rica.

 

Para mayores informaciones sobre el PASCA-REDD en Nicaragua, favor contactar a Silver Borge – sborge@fadcanic.org.ni

 

 

AttachmentSize
Preparando Las Condiciones para la REDD PASCA.pdf8.72 MB

Partners